Marcas Empáticas: Marcas amadas
POR LOS COLABORADORES

elegidas por los clientes y admiradas por los inversionistas

Llegó el momento en la estrategia y el marketing de voltear la mirada hacia el cliente como SER humano.

Alguna vez escuché sobre el rol central del marketing estás palabras a alguien que me parecieron concretas y sabias: “Somos humanos vendiéndole a humanos, en ese negocio estamos”. Palabras realmente profundas, que si se analizan con detenimiento brindan oportunidades inimaginables para el trazo de nuevas estrategias empresariales.

Estamos viviendo momentos complejos, volátiles e inciertos. En un entorno donde el mercado cambia permanentemente, la competencia innova y somos más globales, es donde ganan una mezcla de productos con sentido, colaboradores comprometidos, canales afines al cliente, procesos sencillos y marcas empáticas.

Las marcas que se ganen el corazón de sus clientes, que hagan equipo con ellos y que se preocupen genuinamente en apoyarlos, son las que podrán crecer de manera sostenible.

Y ese ser humano que llamamos cliente quiere ser premiado, sorprendido e incluso conmovido con acciones reales que mejoren su calidad de vida. Las campañas que generen emociones se deben complementar con acciones concretas que el cliente pueda recibir tangiblemente.

Una marca que se equivoque y corrija, siempre positiva, una marca ética, consciente, qué apuesta por lo social y ambiental, siempre será la marca elegida por los clientes, amada por los colaboradores y admirada por los inversionistas…

En definitiva, una empresa en gran medida es el resultante de lo que definen sus líderes y lo que transmite su marca.

Carlos Ariel Valencia Uribe
Director General REAL Mercadeo
Real Mercadeo